Julio Cesar Rivera recomienda el blog de Dj Spectro

EL SR MIGUEL LINARES RECOMIENDA EL BLOG

martes, 10 de enero de 2012

LUCHADORES DE PLASTICO


Interesantisimo es este reportaje sobre los legendarios luchadores de plastico,aqui les dejamos la reproduccion original de dicho articulo con todo y video,cabe mencionar que  tengo varios miles de estos singulares personajes(foto arriba)



Cort.-El Universal.com.
Josué Huerta
09 de enero 2012
11:01
Son las cuatro de la madrugada en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, 12 mil luchadores de plástico con todo y rebabas volarán hasta Tijuana.
Allá serán comprados por estadounidenses que cruzan las frontera para adquirirlos, ellos se llevarán 10, quizá 100 o incluso mil, nunca se sabe. Algunos luchadores amateur querrán adquirir algunos de ellos para decorarlos ellos mismos y venderlos por su cuenta.
Camerino Victoria Cruz y su familia son una de las pocos fabricantes de luchadores en México de que se tenga conocimiento, esto a pesar que desde la década del 50 se produce este juguete en el país.

Ellos han formado una micro empresa radicada en Iztapalapa desde 1977, mismo año en que empezaron a producir los luchadores de plástico. Ellos indirectamente dan empleo a 30 familias de Chalco, Nezahualcóyotl, el mismo Iztapalapa y las delegación Cuauhtémoc, las cuales les compran estos muñecos por millar y sin pintar para así decorarlos ellos mismos, empaquetarlos y venderlos según el precio que más le convenga.
A pesar de esto, el costo de estos muñecos es muy bajo, su producción comparativamente cara y las ganancias son mínimas. Basta con decir que mil luchadores, sin pintar, o a granel como también se les conoce, tienen un precio aproximado de 350 pesos.
Razón por la que muchos jugueteros mexicanos han dejado de producirlos ante las bajísimas ganancias.
Jesús Cruz, yerno de Camerino Victoria, es quien explica a EL UNIVERSAL Edomex, que el polietileno con el que están hechos proviene del reciclaje de bandejas, cubetas, piezas automotrices y juguetes viejos, las cuales una vez hechas polvo se ponen a hervir hasta alcanzar los 400 grados centígrados.
Al llegar a esta temperatura, el líquido sale disparado hacia el molde. Después de un sonido parecido al de una cafetera, el molde se abre y de él nacen cuatro luchadores de plástico, los cuales caen a una tina de agua fría que ayuda a que no se deformen o se queden pegados entre ellos pues aún están calientes.
Jesús Cruz, quien además de ser productor de luchadores de plástico maneja un taxi en la capital mexicana, “pues hay que completar el gasto de la semana”, cuenta que este producto es muy apreciado por la gente de Estados Unidos quienes cruzan la frontera para comprarlos.
Por lo que algunos tijuanenses les piden millares de luchadores a granel, para allá mismos vendérselos, decorados, a los “gringos”.
El cuarto donde dan color a los luchadores huele a solventes. Julia y Ana Lilia, hijas de Camerino, son las encargadas de pintar de 12 tonalidades diferentes cada pieza con laca industrial.
Julia explica que para el decorado de las mascaras utilizan una jeringa, pero en caso de que se trate de un trabajo especial que requiera mayor detalle, se pintarán con pinceles ultra finos.
 
El Santo es la pieza que más hacen, le siguen Blue Demon, luego Octagón y en cuarto lugar La Parca.
Aunque Camerino Victoria Cruz señala que cada vez les da un mayor miedo producir a estos luchadores, pues a pesar de ser un trabajo evidentemente artesanal, no han faltado los supuestos inspectores de diversas instancias que los han extorsionado bajo amenaza de cerrarles su negocio por hacer reproducciones de algunos luchadores.
Es por esta razón que cada vez son más los diseños propios, que nadie conoce, para así “no meternos en problemas”